Lucy Kellaway

Las directoras ejecutivas son fascinantes, como bien lo sabe Marissa MayerL

Por: Lucy Kellaway | Publicado: Lunes 8 de agosto de 2016 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Lucy Kellaway

Lucy Kellaway

En 1985, cuando comencé mi carrera periodística, me invitaron a participar en un grupo de colegas femeninas que se reunían con regularidad para discutir lo terrible que era ser mujer en el trabajo. Me aparecí una vez pero nunca más: me irritaban las quejas y no pude evitar notar que la gente que más se quejaba era la menos capaz en sus empleos. Si no ejerces bien tu cargo, pensé, no debes culpar a la parcialidad debido a tu género.

En 30 años he variado algo en mis opiniones. El hecho de que las personas desempeñen bien sus trabajos y de que sean víctimas de parcialidad debido al género son dos cuestiones diferentes. Si existe sexismo, armar un alboroto —aunque a veces es complicado, tanto para la persona que se queja como la que escucha— es importante. Si no se dice nada, nada cambia.

Parece ser que los lectores de Financial Times no han cambiado tanto. La semana pasada Marissa Meyer se quejó a FT de que los medios estaban en contra de ella por ser mujer; y los lectores del FT respondieron de la misma manera que yo hace todos esos años. Uno escribió: “Usted es incompetente; eso es todo, Mayer. Deje de esconderse detrás de esa tontería de la persecución por género, por favor”.

Cerca de doscientas personas publicaron comentarios similares. Su trabajo de directora ejecutiva de Yahoo había sido una basura, el sexismo no tenía nada que ver.

Su vehemencia me hizo sospechar que había algo más detrás de los comentarios. Mayer puede haber hecho un mal trabajo. ¿Pero tienen razón al decir que no había habido sexismo en el reportaje? ¿Y cómo se mide?

Mayer se quejó de cómo los medios estaban obsesionados con la ropa de las mujeres, citando a Hillary Clinton y sus trajes de pantalones. Esto es cierto, pero la brecha de género de la ropa se está cerrando; la semana pasada FT publicó un artículo entero sobre la mochila de Boris Johnson. De cualquier manera, no estoy segura de que sea gran cosa. Me interesa lo que llevan las mujeres (y los hombres), y siempre y cuando los trajes de pantalones no sean una alternativa a la política, no veo que haga ningún daño.

En todo caso, Mayer en realidad no puede protestar la intrusión de la prensa en su vestuario, dada la foto de ella en Vogue hace un par de años tendida sobre un mueble de terraza, en un vestido ceñido y sandalias con un iPad en las manos que reflejaba su propia imagen.

Si yo fuera una directora ejecutiva no hubiera posado así ni en un millón de años, pero eso se debe a que en esa postura y vestida de esa forma, yo no hubiera sido un espectáculo muy agradable. Mayer, por otra parte, sí era un espectáculo agradable, y le hizo un favor al mundo al probar que una mujer puede ser llamativa, rubia, aficionada a la ropa y dirigir una gran empresa en un mundo dominado por los hombres como la informática.

Igualmente, muchos han gritado sexismo ante los interminables artículos sobre su papel como madre. Desde su nombramiento cuando estaba embarazada, la hemos observado durante dos embarazos, hemos mostrado desaprobación sobre el escaso período de licencia de maternidad que se tomó, hemos quedado maravillados ante los cuartos para niños y niñeras en la empresa, y hemos disfrutado con las interminables fotos de las lindas niñitas en la oficina.

En contraste, nadie escribe sobre los hijos de los fundadores de Yahoo, David Filo y Jerry Yang; sus páginas de Wikipedia ni siquiera revelan que tienen hijos. Esto parece parcialidad debido al género, pero también es comprensible. No tenemos muchas directoras ejecutivas con bebés, y por eso quedo agradecida a Mayer por mostrarme cómo lo hace.

Lo único malo son las opiniones que se expresan sobre si es una buena madre. Ese tipo de juicios ya no se limita solo a las mujeres — MarkZuckerberg ha publicado casi tantas fotos de su prole como Mayer— sólo que a él se le juzga como un padre maravilloso por haber llevado a su bebé a vacunarse, mientras que ella es una mala madre porque trabaja demasiado.

Hay una parcialidad aún más importante: el mero volumen de artículos. El año pasado se publicaron 4.200 artículos en inglés sobre ella, más de cuatro veces que sobre Tim Armstrong, su homólogo en AOL (también comprado por Verizon el año pasado), lo cual es particularmente notable dado lo mucho que se esforzó por ser noticioso a través de una serie de malas decisiones de negocios.

Simplemente, nos interesan más las directoras ejecutivas y nos seguirán interesando hasta que más de ellas alcancen la cima. Esto no es una ventaja: la presión sobre las mujeres ejecutivas ya es suficientemente fuerte sin que todo el mundo reporte sobre todo lo que hacen. Podría llegar a ser tanta la presión, como para que una ejecutiva decida imitar a Mayer y gaste US$ 500 mil de los fondos de la empresa para contratar guardias de seguridad y así generar otro artículo adverso.

Lo más leído

DF Multimedia