Lucy Kellaway

Compartiendo los gastos del hogar y la carrera profesional

Por: Lucy Kellaway | Publicado: Lunes 9 de mayo de 2016 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Lucy Kellaway

Lucy Kellaway

Querida Lucy: Mi pareja y yo trabajamos para la misma compañía en Alemania. Tenemos un nivel de experiencia y hacemos un trabajo similar. Él es alemán pero yo no. Me vine siguiéndolo. Él acaba de recibir un aumento y ahora gana 20% más que yo. ¿Tengo derecho a esperar que dividamos nuestros gastos a pro rata? Me conformo con los gastos mayores, como el arriendo. Ejecutiva de alto nivel, 33 años.

La respuesta de Lucy:

Lo que cada uno paga en una relación es algo con lo que no puedo ayudarla. Casi todo el mundo es muy peculiar cuando se trata de dinero y para que una relación funcione es bueno que las peculiaridades sean compatibles. Para algunos es importante tener un acuerdo detallado sobre qué paga cada uno. Otros prefieren acuerdos generales o derechamente no tener ninguna fórmula en particular. Algunos lo comparten todo. La única persona que puede responder esto es su pareja.

Yo detesto las disputas sobre dinero y me gusta sentirme independiente, así que si yo fuera usted seguiría pagando mi parte por igual. Por otra parte, si yo fuera su pareja, probablemente también esperaría seguir pagando lo mismo por el arriendo, pero me sentiría más inclinada a a pagar por otras cosas, como las cenas, las vacaciones o algún otro gasto adicional.

En cualquier caso, no creo que su mayor problema en este momento sea quién debe pagar más por el arriendo. Trabajar en la misma empresa y en el mismo nivel que la persona con la cual se tiene una relación nunca es fácil. Pasan mucho tiempo juntos y tienen muchos huevos puestos en la misma canasta.

En circunstancias normales, cuando un colega obtiene un aumento y uno no, es difícil no sentirse resentido. Si esa persona es su pareja, es aún más difícil.

La dificultad está en el hecho de que comparten el mismo territorio, y siente que está tan calificada como él, pero a él le está yendo mejor. Lo más probable es que esto vaya a continuar y en ese caso, ahora afronta la perspectiva de vivir con alguien que progresivamente va a seguir siendo promovido mientras que usted continuamente va ser dejada atrás.

Eso me parece un riesgo mucho mayor para su felicidad en general que el simple hecho de quién paga unos pocos euros extra en los gastos mensuales del hogar.

Quizás debería abordarlo en dos etapas: Como el tema del gasto la complica ahora, debería decirselo y plantearle directamente su propuesta para dividir los gastos. Si esa conversación no resulta bien, entonces podría ser tiempo de comenzar a pensar en un nuevo compañero, al igual que en un nuevo empleo y en la posibilidad de un nuevo país.

Si su conversación resulta bien y llegan a un acuerdo satisfactorio para ambos, entonces la respuesta de largo plazo podría ser quedarse con su pareja, pero buscar otro trabajo.

Respuestas de otros lectores:

No, a menos que esté dispuesta a reducir en 20% también su uso y goce de todos los beneficios adquiridos por el pago de los gastos compartidos. Abogado.

Tienes que discutir esto con su pareja, pero también debe discutir la división de las tareas del hogar y la distribución del tiempo de ocio y recreo que pasan juntos y por separado y una serie de otras cosas, incluyendo el color de la cerámica del baño. Este no es un problema de gestión de carrera profesional, es un tema de relaciones personales. La reacción de su pareja también le dará una idea sobre si relación va en la dirección que usted espera. Presidente de directorio, 60 años.

Asumo que tenían un acuerdo inicial de compartir los gastos a la mitad. Aunque pueda violentar su principio de igualdad, un cambio en los ingresos al alza o a la baja de una de las partes no invalida el acuerdo original. El centro del problema es que usted todavía tiene cosas “suyas”, el tiene cosas “de él” y hay pocas cosas “nuestras”. Hasta que resuelvan eso, todo lo demás es accesorio. Hombre, ejecutivo de alto nivel, más de 60 años.

No pretendo que me subsidien sólo porque mi pareja gana más. ¿O acaso usted pretende que sus amigos y familiares que tienen mayores ingresos paguen una parte mayor de la cuenta cuando salen juntos a comer? Viva dentro de sus posibilidades y no espera que otros paguen sus cuentas sólo porque tienen más dinero. Anónimo.

He estado casado por más de siete años y mi esposa y yo compartimos la cuenta bancaria. Todo el dinero va a la misma cuenta y traspasamos una cantidad determinada a nuestras cuentas de ahorros e inversiones. El saldo se destina a nuestros gastos. No nos estamos vigilando como halcones pero sí discutimos cualquier gasto importante, como vacaciones, zapatos caros o aparatos tecnológicos. Anónimo, hombre.

Una diferencia de 20% en los pagos no es significativa, así que pienso que deberían repartir el arriendo y otros gastos a la mitad. Asumo que no está casada. Ejecutivo de la banca, hombre.

Lo más leído

DF Multimedia