Javier Zabala

Volatilidad, liderazgo y talento

Javier Zabala

Por: Javier Zabala | Publicado: Martes 26 de agosto de 2014 a las 05:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Javier Zabala

Javier Zabala

Javier Zabala

Situémonos en dos escenarios del verano 2015 y las oportunidades y riesgos que conllevan. En uno las fuerzas sociales, empresariales y políticas se han puesto de acuerdo, la confianza ha vuelto, el sol brilla, y las playas, hoteles y restaurantes están llenos. En otro escenario, nada de esto ha ocurrido, y además “El Niño” trae nubes, y la playa solo está llena de medusas fragata portuguesa. ¿Estos ejemplos de volatilidad son solo positivos o negativos para una empresa?
¿Qué tipo de gerentes de la industria turística, de bebidas y helados, por ejemplo, estarían en condiciones de manejarse y responder a la volatilidad de escenarios económicos, políticos, sociales o climáticos como estos? Por ejemplo ¿bastaría con congratularse con la bonanza, o el Revenue Management hubiera permitido rentabilizar más las habitaciones? ¿Bastaría con tener finanzas sólidas para capear las pérdidas, o sería el momento de gatillar un M&A pre-evaluado?


Las empresas ágiles, tema que nos ocupará en las siguientes columnas, no solo tienen líderes y gobernabilidad capaz de hacerse cargo del riesgo, sino que también tienen una mentalidad, y una predisposición para aceptar que la volatilidad no decaerá, y que para convivir con ella tienen que también verla como una oportunidad. Por ejemplo, para ello su estrategia es instaurar y seguir rigurosamente procesos de creación y anticipación de escenarios de negocio, pero sin tentarse con predecirlos. Su mirada del mercado es escanearlo sistemática y científicamente para percibir cambios en el entorno, y decidir si las anomalías son aisladas o el comienzo de nuevas tendencias. Y su modo de organizarse es ser livianos y robustos.

Pero lo más importante, su liderazgo y gobernabilidad se basan en crear un lenguaje y una sensación compartida que la gestión de riesgo es su deber, pero necesita ser balanceada con una gestión de oportunidades. Que se debe estar preparado para manejar un portafolio de apuestas empresariales, y que la natural mortandad de algunas de ellas es esperable y es una fuente de aprendizaje. De esta forma, los líderes y gerentes no se paralizan frente a eventos tipo cisne negro, sino que se coordinan y reordenan rápidamente para mitigar el riesgo, y capturar el mix de oportunidades que anticiparon se podía presentar.

En próximas columnas exploraremos las habilidades y competencias de agilidad que deben presentar los líderes de estrategia, recursos humanos, marketing, operaciones y finanzas para hacer que la volatilidad sea su mejor aliada.

Lo más leído

DF Multimedia