Javier Zabala

Gobernanza empresarial, gobernanza personal

Javier Zabala Director Luminis consejeros

Por: Javier Zabala | Publicado: Jueves 25 de mayo de 2017 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Javier Zabala

Javier Zabala

La opinión pública está justificadamente hasta la coronilla por los eventos de colusión empresarial (caso tissue), falta de probidad en los organismos públicos (desfalco en Carabineros), o pérdida de principios de los partidos políticos (financiamiento de campañas, o actividades financieras PS y PC). Una respuesta necesaria por parte de los directores de estas organizaciones es mejorar su gobernanza institucional, de la que se habla, escribe e incluso comienza a enseñarse más y más. Sin embargo, cabe preguntarse ¿qué rol tuvo la “gobernanza personal” de cada individuo tentado por estos ilícitos?, ¿cómo seleccionar a ejecutivos y directores que la posean?, ¿y cómo desarrollarla?

El autor Fredy Hausammann plantea que los altos gerentes y directores de organizaciones (públicas o privadas) pueden mejorar sus propias vidas y de pasada la gobernanza empresarial, si se enfocan en conocer y trabajar seria y profundamente los aspectos de su gobernanza personal. Incluso al inverso, plantea que solo se puede lograr una gobernanza empresarial sólida y sostenible si las personas a cargo de la organización muestran gobernanza personal sólida. Se colige que si los comportamientos de altos responsables organizacionales mostraran mayor gobernanza personal, no se producirían estas profundas vergüenzas empresariales, sociales y políticas.

El autor plantea que la gobernanza personal es una forma de auto conducción y de desarrollo personal permanente. La califica como un contrato sicológico con uno mismo, donde nos auto imponemos ciertas expectativas en cuanto a nuestras acciones y compromisos. La gobernanza personal incorpora las necesidades, habilidades, preferencias y metas del individuo, en sus esferas personales y profesionales, sin desatender a ninguna de las dos.

Los siete componentes que Hausammann propone son establecer una misión personal alcanzable y que sirva como leitmotiv, y ser consciente del sistema de valores propios y sus consecuencias éticas. Comprometerse con una sana auto-reflexión y con un continuo autodesarrollo, gestionar la exposición al stress, equilibrar los intereses a nivel personal y laboral, y finalmente ser consciente de la reputación que se crea.

En próximas columnas comentaremos un poco más de estos conceptos a nivel individual, pero cerramos remarcando otro aspecto que conecta ambas gobernanzas. El facilitar que los empleados de una empresa logren gobernanza individual también es responsabilidad de los dueños, directores, y mentores empresariales. Pues los líderes son quienes diseñan organizaciones que en lo que son, hacen y buscan lograr, idealmente facilitan -y definitivamente no bloquean- las condiciones para una buena gobernanza personal y empresarial.

Lo más leído

DF Multimedia