Javier Zabala

El núcleo del liderazgo

Director Luminis Consejeros

Por: Javier Zabala | Publicado: Martes 28 de febrero de 2017 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Javier Zabala

Javier Zabala

En este período estival hemos dedicado las columnas a los cambios que se suelen desear, planear o enfrentar tras la vuelta de vacaciones. La penúltima fue de cambio organizacional, la última de cambio de trabajo y cerramos este verano con respecto a cuestionarse qué comportamientos de liderazgo pueden ser los más efectivos.

Un reciente estudio de McKinsey intentó agregarle algo de estadística al tema. Éste cuestionó si acaso hoy el liderazgo es tan contextual que ningún aspecto se impone, o si por ejemplo es más importante para un ejecutivo ser un role-model que tomar decisiones rápidamente, o definir una visión que entrenar a ejecutivos para adaptarse bien a nuevas situaciones.

Globalmente se le pidió a casi 190 mil ejecutivos en más de 80 organizaciones el priorizar entre veinte características de liderazgo, y luego se cruzó las respuestas por nivel de fortaleza de sus empresas. Sorprendentemente 89% de la varianza entre empresas fuertes y débiles se explicó por solo 4 comportamientos.

Resolver problemas con efectividad. El proceso previo a tomar una decisión es resolver problemas, al reunir, analizar y considerar diversa información. Hacerlo bien es engañosamente difícil, pero es clave para resolver tanto en el día a día, como en decisiones estratégicas.

Desempeñarse con una fuerte orientación a los resultados. Los líderes efectivos no solo desarrollan y comunican una visión y ponen objetivos, sino que empujan hasta obtener resultados. Para esto priorizan el trabajo importante, la eficiencia y la productividad.

Buscar diferentes perspectivas. A mi juicio este comportamiento en Chile es doblemente relevante, pues permite evitar los sesgos que se observan en las élites locales, y a su vez monitorear, entender y adelantarse a tendencias. El desafío es saber balancear a los stakeholders, y priorizar los temas por su relevancia.

Apoyar a otros. Esta capacidad permite entender y percibir cómo se sienten los otros. Siendo auténtico y genuinamente interesándose en el otro se construye una confianza que inspira a los colegas para superar desafíos. Líderes que muestran este comportamiento promueven el buen clima interno, y ponen la presión externa en su justo lugar.

El estudio no cierra la antigua discusión de qué distingue a los grandes líderes, y es necesario reconocer que distintas situaciones usualmente requieren distintos estilos de liderazgo. Pero sí entrega luces de un cierto núcleo de comportamientos que mirar al momento de hacer búsquedas o evaluar y desarrollar talento ejecutivo.

Lo más leído

DF Multimedia