Javier Zabala

El CHRO, la volatilidad y la agilidad

Por: Javier Zabala | Publicado: Martes 28 de octubre de 2014 a las 05:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Javier Zabala

Javier Zabala

Si acordamos que el mundo solo continuará aumentando su volatilidad, su incertidumbre, su ambigüedad y su complejidad, pero que esto no solo genera crisis sino también oportunidades, cabe preguntarse ¿cuál es el rol del Gerente de Recursos Humanos (o CHRO) en este escenario?

En demasiadas empresas que conocemos esta gerencia es más bien una administradora de procesos y no un elemento estratégico del negocio. Por ejemplo no entiende en detalle el conocimiento, las habilidades y las competencias requeridas de una persona y de un equipo para cumplir un nuevo desafío estratégico. Por ende, observamos que a estas empresas se les pasan las breves ventanas de oportunidad que se les generan, y por ejemplo son lentas en desarrollar un nuevo producto, o incorporar una nueva tecnología, o responder a la competencia, o materializar una internacionalización.

En contraste, en las organizaciones de punta, el CHRO lleva la batuta en que las características ejecutivas clave estén claramente identificadas y consensuadas por el equipo directivo. Y se encarga que todos ellos se responsabilicen por atraer, reclutar y desarrollar al talento con la agilidad de aprendizaje requerida. Adicionalmente, ve que todos los líderes hagan suyo el evaluar su capital humano de forma permanente y que así conozcan su inventario de talento, para poder desplegar equipos de crisis. En esas organizaciones el CHRO es como un "corredor" de talento que construye los puentes entre la oportunidad y los recursos.

Además, el CHRO se encarga que todos los gerentes hagan propio el habilitar, y re-habilitar a sus equipos de forma continua, adecuándolos a los desafíos que sus negocios vislumbren. Así, cada individuo recibe la mentoría de un ejecutivo suficientemente experimentado con quien acuerda objetivos de aprendizaje concretos, alineados con la estrategia, de corto plazo, y a obtener en el trabajo mismo asignado. Y esa claridad de aprendizaje luego se refuerza con un poco de capacitación en sala de clase, que más bien se usa como foro de discusión de las lecciones aprendidas.

Pero no basta con los individuos adecuados, si el modelo organizacional no los apalanca para una toma de decisión rápida. Las pautas del CHRO enfrentan la volatilidad de forma que estos sean altamente colaborativos, transparentes y generosos con el flujo de la información. Así una organización ágil logra compartir las perspectivas que se van recibiendo -indistintamente del nivel jerárquico- y movilizarse dinámicamente, transformando las crisis en oportunidades.

Lo más leído

DF Multimedia