Erik Haindl

Crecimiento y desigualdad

El tema de cómo afecta el crecimiento económico la desigualdad...

Por: Erik Haindl | Publicado: Martes 8 de julio de 2014 a las 05:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Erik Haindl

Erik Haindl

El tema de cómo afecta el crecimiento económico la desigualdad relativa de las personas fue investigado por primera vez en forma sistemática por el premio nobel de economía Simon Kuznets.

Al comparar los datos de series largas de varios países europeos con los de Estados Unidos, Kuznets concluyó que si se grafica el porcentaje del ingreso total captado por el cuarenta por ciento más pobre de la población contra el PIB per cápita, se obtiene una curva en forma de U. En otras palabras, el porcentaje del ingreso captado por el cuarenta por ciento más pobre es más alto en países de muy bajo ingreso per cápita así como en países de altísimo ingreso per cápita. Tanto los países muy pobres como los países desarrollados tienden a tener una baja desigualdad. Por el contrario, los países de ingreso medio tienden a exhibir altos niveles de desigualdad. Esta regularidad empírica se ha denominado la “U de Kuznets”, y tiene fuertes implicancias en términos de lo que se debiera esperar en materia de desigualdad a medida que los países se desarrollan.

La evidencia empírica indica que los países que emprenden el camino del desarrollo ven sistemáticamente incrementada su desigualdad relativa, ya sea que esta se mida sobre la participación del cuarenta por ciento más pobre, el índice de Gini, el de Atkinson o cualquier otro. El desarrollo genera inicialmente oportunidades, que algunos aprovechan y otros no. Los que aprovechan estas oportunidades ven incrementados sus ingresos. Los que no se quedan estancados. Esto genera un gran aumento en la desigualdad relativa. La migración campo-ciudad también contribuye a incrementar fuertemente los niveles de desigualdad en un comienzo, como lo describen magistralmente los modelos de Lewis y el de Harris-Todaro.

De hecho, incluso sociedades regidas por el partido comunista (que pone la igualdad como primer objetivo), pero que han emprendido exitosas transformaciones económicas y de crecimiento como China, han visto incrementados fuertemente los niveles de desigualdad. La última medición del Gini de China es de 0,5. Este Gini es comparable con el de Chile.

La desigualdad encuentra su punto máximo en el fondo de la U de Kuznets, donde probablemente se encuentra actualmente Chile así como muchos países latinoamericanos avanzados. De ahí en adelante, la evidencia empírica es consistente con una reducción sistemática de la desigualdad a medida que los países crecen.

La OCDE es un club de países ricos. La gran mayoría de estos ya alcanzó el desarrollo, y de acuerdo a Kuznets poseen bajos niveles de desigualdad. Por lo tanto no es ninguna sorpresa que Chile, un país de ingreso mediano, resulte con los mayores niveles de desigualdad de la OCDE.

En la parte creciente de la U, la desigualdad se reduce en forma automática con el crecimiento. Esto ocurre cuando la migración campo-ciudad se detiene, la mano de obra empieza a ser escasa y los salarios reales empiezan a crecer impulsados por el crecimiento. En esta fase, estimular el crecimiento es la mejor política que se puede realizar para reducir la desigualdad.

Lo más leído

DF Multimedia